jueves, 8 de enero de 2009

Obsesiones compulsivas: ¡Habemus Novela!


No les había deseado un feliz año porque andaba embolatado terminando La decisión de Homero. La meta era tener la primera versión de la novela lista el 31 de diciembre, pero claro, se atravesó el Niño Dios con toda su alegría, el viaje a Medellín, el carro se tenía que estrellar (el carro, no el bobazo del conductor, entiéndase Samuel), la lechona del año nuevo y no sé que otras excusas más. El caso es que el año cambió y Homero andaba cojo todavía, faltaba poco, muy poco, pero no estaba completo. No imaginan lo que eso significa para alguien con rasgos obsesivo – compulsivos como yo: ¡Una tragedia!

Solución: clavarme a trabajar estos primeros días de enero, olvidarme de todo, trastearme a vivir con Homero, hasta lograr dejarlo caminando. Bueno, el tipo todavía anda medio chueco, pero se mantiene en píe, marcha y hasta trota. En las próximas semanas ¿o meses? será afinarle el paso hasta encontrarle su tumbao definitivo. Espero que pronto, algunos buenos amigos lectores, o mejor (porque son más útiles) buenos lectores amigos me cuenten cuáles son los malos pasos del muchacho y poder tener pronto la versión definitiva, con la esperanza de que alguna editorial se enamore del muchacho y decida casarse con él. Espero que traigan, sí, una buena dote.

Ojalá, ojalá.

A propósito: ¡Feliz año nuevo!


9 comentarios:

Luisa Fernanda Rodríguez Quiroa dijo...

Querido Samuel, desde que te conocí he disfrutado cada una de las historias que nos compartiste. Tu blog es envidiable, así que estoy segura que la novela será un conjunto de todo lo bueno que tu haces. Te mando un fuerte abrazo y espero leerla pronto, un abrazo. Luisa Fernanda

Apelaez dijo...

Que bacano que el libro transcurra en el Guaviare, a mi me encantaría escribir un libro que transcurriera allá. Desde hace rato le sigo el rastro a los llanos y la selva (he leido unas cuantas cosas de "archivo") y cada vez me parece más interesante, sobre todo, porque la información existente es mínima.

Me encantaría leer su libro, así sea en versión por terminar y digital. Eso sí, apenas salga lo compro.

Saludos

skok dijo...

Felicitaciones!!!!!! Espero encontrarlo pronto en librerías

Martín Franco dijo...

¡Enhorabuena! Yo también quiero leerla, aunque tendré que esperar un poco más que los otros. En todo caso le llegaré...

Lucaz dijo...

Hombre Samuel Andrés, lo felicito. Espero que esos rasgos obsesivos que menciona surtan efecto y la novela le quede bien blindada. Espero que nos cuente -aunque sea sin mencionar nomres o razon sociales- como es eso del "matadero con las editoriales".

Samuel Andrés Arias dijo...

Muchas gracias a todos. Si llega a haber boda a la vista con alguna editorial les contaré los intringulis del romance.

Felix dijo...

Felicidades amigo y hare mi mayor esfuerzo sacando tiempo para leerlo, ya que ultimamente no salgo de libros financieros y administrativos.... muchos exitos y feliz año.

Felix Cano
Florencia Caqueta.

m dijo...

Hola Samuel, a mi, como a todos, me encantaría leer tu novela. Felicitaciones, creo saber qué significa meterle el diente a una cosa tan grande.
un abrazo de feliz año, aunque tardecito.

Samuel Andrés Arias dijo...

Muchas gracias, m, un feliz año también para ti.
Abrazo,